Él fue el primero en montar una familia punk, y dicen que era falso como los billetes de 13 euros:

En sus declaraciones, Westwood asestó una última puñalada al considerado ideólogo del punk: “No estaba interesado en las ideas, simplemente, en ser superior a los demás. Necesitaba el éxito”.

La verdad es que la historia recuerda a Sid (incluso desde dentro del sistema, el niño malo de Toy Story se llama Sid), y no a él.