Hoy me dio por pensar algo novedoso: el que escribió la (aburrida, además) canción que da titulo a este post no tenía que ajustar cuentas con el fisco en tan señaladas fechas. De lo contrario habría escogido otras metáforas, o algo.