image

La propuesta del Lozano barre de calle a la inmensa mayoría de locales modernitos del barrio, en los que pides un vermut y te aparece el camarero con una (infame) botella de Martini.