De vuelta a GMT +0200, sin dormir (cortesía de los vetustos cacharros con alas que gasta Iberia) y con el firme propósito de minimizar los efectos del jet lag aguantando sin dormir mientras quede sol hemos dedicado la sobremesa a ver Source Code, un thriller con elementos de 11-M, de Bourne, del Flatline de Neuromante (el guiño más interesante que le vi a la película, ciertamente) y hasta del Día de la marmota, menos complicado de lo que su director piensa pero que te mantiene atento y despierto hasta el final, que era justo el efecto deseado. Mission Accomplished.