Respondiendo a Isabel en un post de Bianka he recordado una frase atribuida a Voltaire que ya colgué en otra parte hace más de un lustro («no hay verdad que no haya sido perseguida al nacer») pero que esta mañana he versioneado sin querer (de verdad la recordaba como la escribí). Esta frase me ha llevado instantáneamente de regreso a la harto provechosa conversación sobre financiación colectiva y a contemplar los gritos de odio que el establishment dedica a estos nuevos modelos de financiación, con la única intención de desacreditar a un modelo de negocio superior, como la señal de que esto va en serio. Delfos no habría mandado una señal más clara: no hay revolución que no haya sido perseguida al nacer.