Dice Gonzalo Martín en el último post de la bitácora de las Indias:

«Tras los anhelos del 15M hay pelotones de periodistas deseosos de contar su revolución y su watergate, que la realidad no les chafe una buena noticia. Hay montones de personas que están “apuntándose” a la creencia de que hace “algo” porque acampar es estupendo. El discurso es religioso: la fe de que van proporcionarnos el paraíso porque saben insultar a dos banqueros. Cada vez que se rasca en cualquier acción lo que aparece es desconcierto o ignorancia, populismo barato a la altura de los debates de los programas del corazón.»

Cuánta concisión, cuánta concisión.