¿Los veinteañeros que aprueban una oposición para trabajar en Correos creen de verdad que el trabajo al que acceden es para toda la vida?