Debido a un post de La Vigi he llegado a acordarme de Olof Palme, primer ministro sueco asesinado en 1986 que ha dado lugar a mucha literatura (brillante la trilogía de Leif Persson al respecto) dado que el crimen sigue sin resolver. (Y posiblemente siga así muchos años.)

Dando tumbos llego a conocer un dato llamativo sobre el mencionado crimen no resuelto:

un magnicidio del que se han autoinculpadado 130 personas.

Increíble la cantidad de locos que hay por ahí con ganas de salir en las noticias por algo; aunque sea malo, aunque sea mentira.