Acabamos de llegar a Montevideo (en OVNI, obio). La temperatura es agradable, apenas diecisiete grados, pero llueve a cántaros y el limonero, volcado bajo el peso de su fruto, constata que acá es época de comer cítricos. No, al final no se acercaba el invierno, pero nosotros salimos a su encuentro.