image

Llegó junio y sigue lloviendo. Crecí en un lugar donde escasamente llovía en la denominada «temporada de lluvias» y puede pensarse que ello me privó de ver plazas como la de San Ildefondo, vacias pero disfrutables en su impoderable meteorología.