Lo uso tanto que lo elevo a la categoría de chiste y le doy nombre, el chiste del racionalista:

– ¿El vaso medio vacío o medio lleno?
– ¡El vaso, hostias, el vaso!