Hay cientos de ellos. Buscaban la superficie esta mañana, en Recoletos. En silencio, inexpresivos, mugiendo levemente mientras se pisan los talones con los auriculares puestos. Ya no cabe duda: es una invasión zombie.