El prólogo de Little Brother de Cory Doctorow (apenas 20 párrafos) y las primeras páginas del libro son más entretenidas y aportan más que la totalidad de algunos libros.