Si no era suficiente con Obama, quizá el hecho de que Google lance su propia cerveza haga pensar a más de uno.