Hoy alguien me recordó una escena de una de esas películas que no me canso de ver, El gran Lebowski.

Es a la vez una de las escenas más hilarantes y de las más tristes por cómo John Goodman se queda cuando Jeff Bridges le deja claro que es un capullo.