image

Después de leer Esencia oscura, no mira uno los Gambrinus con los mismos ojos.