Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

John Gruber:

while developers aren’t going Android-first, fewer are going iOS-only

Mientras tanto, en una pequeña aldea Gala Seattle, Microsoft no sacará MS Office para ninguna plataforma móvil hasta que no lo tenga primero para Windows Phone.

Por supuesto, no es (tanto, un poco sí, debido a la escala pero no a la tecnología) el caso de Instapaper, pero sí de una suite ofimática (debido a la tecnología, aunque por escala MS pueda hacer frente): el coste de la fragmentación.

Leo en No-cost desktop software development is dead on Windows 8 | Ars Technica:

If you want to develop desktop applications—anything that runs at the command line or on the conventional Windows desktop that remains a fully supported, integral, essential part of Windows 8—you’ll have two options: stick with the current Visual C++ 2010 Express and Visual C# 2010 Express products, or pay about $400-500 for Visual Studio 11 Professional.

La tabletización, como parte de la guerra contra el ordenador personal y contra el mundo que éste hace posible sigue adelante haciendo un 2×1: a los desarrolladores los ata un poco más a la plataforma propia, y a los que no aceptan esa sumisión les hacemos pasar por caja.

La integración buscador-muro de so.cl es BRUTAL. La posibilidad de buscar en Bing y añadir resultados e imágenes directamente a mi muro en un sólo click es sencillamente brutal. Google lleva un año queriendo que todos usemos G+ y no ha hecho nada como eso. El resultado, obviamente, es un «muro», con todo lo que ello conlleva, pero la combinación está técnicamente muy bien resuelta, excepto en el lado de la usabilidad para postear si no quieres primero buscar, pero es que seguramente quieran animar a realizar búsquedas con Bing.

Microsoft lanza su Google+:

So.cl isn’t designed to be a Facebook challenger. The project, the details of which leaked out last year, is designed to give students the ability to network with their peers to share information.

Un sitio à la Facebook aunque, sabiamente, huyen de toda comparación con Facebook (las cifras, por banales que sean, los aplastarían). Hasta ahí todo idéntico a Google Plus. Falta saber si en Microsoft cometerán la insensatez de meter este So.cl hasta en la sopa. Pero de entrada, lograr a ser referente en ese tipo de herramientas es una quimera (incluso para MS), de ahí que lo que haya lanzado me haga pensar en G+ y no un Fbook.

¿Por qué hablo de aseguradoras? Porque Microsoft fue el primer gran accionista externo en entrar en Facebook, hace ya unos años, garantizándose un pedacito de la tarta en caso de éxito rotundo del juguete de Zuckerberg. De esta forma, si So.cl demuestra ser «un experimento exitoso», Microsoft gana, y si es un fiasco, siempre les quedará ese pedacito de Facebook.

Google no puede decir lo mismo :)

La compra de Skype por Microsoft ya comienza a dar frutos. El primero, cambios en la topología de la red de servidores de Skype, que desde su creación había sido p2p:

Microsoft has drastically overhauled the network running its Skype voice-over-IP service, replacing peer-to-peer client machines with thousands of Linux boxes.

(…)

Kortchinsky’s analysis, which has not yet been confirmed by Microsoft, shows that Skype is now being powered by a little more than 10,000 supernodes that are all hosted by the company. It’s currently not possible for regular users to be promoted to supernode status. What’s more, the boxes are running a version of Linux using grsecurity, a collection of patches and configurations designed to make servers more resistant to attacks.

Desde el punto de vista de la seguridad es predecible: Microsoft no quiere confiar el funcionamiento de un activo fundamental en la estrategia online de la empresa a una red difusa de colaboradores y prefiere controlar la experiencia poniendo sus propias máquinas dedicadas a ello.

Interesante paradoja la que encontramos ahora: Skype corre sobre decenas de miles de servidores con Linux… pero en tu portátil con Linux tienes una versión profundamente desactualizada de la aplicación, que va a trompicones.