Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Visto que acá el invierno esta en su apogeo se nos ocurrió que era buena idea darle uso a todos los limones que el árbol del jardín nos regalaba. El primer plato elegido para tal cosa fue una tarta de limones australes con chocolate y sin gluten.

Los ingredientes son:

  • Para la base:
    • 125 g de maizena.
    • 25 g de cacao en polvo.
    • 75 g de mantequilla
    • 50 g de azúcar en polvo
    • 1 huevo
  • Para el relleno:
    • 4 huevos
    • 200 ml de zumo de limón
    • 200 g de azúcar
    • 15 g de maizena
    • Para decorar, chocolate negro rallado.

La preparación:

  1. Empezamos haciendo la base. Mezclamos todo con una cuchara. La mantequilla la dejamos ablandar fuera de la nevera, y el huevo también lo necesitaremos a temperatura ambiente.
  2. Colocamos la mezcla en el molde y dejamos enfriar unos 20 minutos en la nevera.
  3. Tras dejar enfriar, la metemos al horno a 200ºC unos 5 minutos. Con estas cantidades la masa será bastante finita y si calentamos más tiempo, se quemará todo. Si nuestra bandeja es muy pequeña y vemos que la masa queda gruesa, podemos calentar un poco más (unos 10 minutos).
  4. Aprovechamos esa media hora para ir preparando el relleno: mezclamos los ingredientes y calentamos la mezcla lentamente hasta ebullición, removiendo constantemente para evitar que se pegue.
  5. Pasamos el relleno aún caliente por la batidora y vertimos/extendemos sobre la base.
  6. Rallamos chocolate negro sobre la mezcla, a nuestro gusto, que es puramente ornamental.
  7. Horneamos a 180 ºC durante 10 minutos. Igual que con la base, si nuestra bandeja fuera pequeña y la tarta ya quedó muy gruesa, podemos hornear unos minutos más.
  8. Dejamos enfriar antes de servir.

En total, preparar esta tarta nos llevará menos de una hora. Esta receta es una adaptación de otra que vimos en Directo al Paladar, modificada para hacerla sin gluten (y ajustando los tiempos de cocción y horneado).

La foto:

Tarta de limones australes, con chocolate y sin gluten

Tarta de limones con chocolate, mate, libros electrónicos y los sofás junto a la chimenea.

Hoy tenemos una receta de tartare de salmón que en su día probé gracias a Juanto (que es también el que me la pasó). Seguro que esto en japonés tiene otro nombre, de hecho seguro que tiene un nombre, pero lo desconozco y no se me ocurre otro.

El plato consiste en salmón crudo al que añadimos salsas (soja, agridulce picante) y una gota de aceite de sésamo. Adicionalmente añadimos semillas de sésamo recién tostadas.

Antes de prepararlo necesitaremos chequear los ingredientes: salmón, salsa agridulce picante, wasabi, aceite de sésamo y semillas de sésamo, salsa de soja y cayena. Si tenemos de todo ya podemos comenzar con el procedure de preparación.

  1. Cortar los pedazos pequeños (como de 1 cm3) de salmón crudo teniendo cuidado con las espinas. Ponerlos en un recipiente. Unos 300 gramos para dos personas está bien.
  2. Añadir un poco de salsa agridulce picante de las que también llevan piña y aceite de sésamo. Opcionalmente (pero recomendado) se puede añadir wasabi.
  3. En un recipiente añadir semillas de sésamo y calentarlas con mucho cuidado, porque se quema con facilidad. Así que hay que moverlo de forma continua para que no se queme. No os preocupéis que en apenas un par de minutos está listo y ya lo podemos añadir al salmón.
  4. Opcionalmente se le puede añadir salsa de soja para que esté más salado y si lo queremos bastante picante una cayena.
  5. Aunque la soja y el wasabi lo conservan durante un par de días, se recomienda tomar en cuanto echamos el sésamo caliente, para que esté bien crujiente. Además, si lo preparamos con varias horas de antelación la mezcla de sabores dejará de apreciarse al embeberse el salmón del aceite de sésamo, que dominará el sabor.

(Y no hay foto porque no me lo curro suficiente, sólo tomé una y me salió movida.)