Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Verba volant, scripta manent:

¿Cómo es posible que a enero de 2012 los impulsores de Libranda sólo hayan digitalizado, de media, un 2,2% de sus títulos a la venta?

(…)

Para ponerlo en números absolutos: el total de títulos vivos (en papel) de las editoriales impulsoras a enero de 2012 era de 239.886; en esa misma fecha, sólo 5.241 habían sido digitalizados y transferidos a Libranda.

Ya saben que me encanta citar a Nietzsche, no lo busco, pero esta vez es inevitable: «Nada determina tanto en qué nos convertiremos como los detalles a los que decidimos no atender».

Amazon se quedará con todo, y las editoriales se irán al agujero. Insistirán en que no tienen la culpa, en que son víctimas de la piratería. Recuerden estas cifras. Recuerden qué sucesión de detalles no atendidos permitirá que Amazon sea en la nueva Apple.

Aunque, claro está, la muerte de las editoriales tiene muchos rostros y Libranda fue una pesadilla desde el primer día.

Gracias, Juan Luis.

Ancho de banda ilimitado (*)

La viñeta es de Geeks are sexy pero yo la vi en La aldea irreductible, en un post que os hará entender porqué tengo tantas ganas de que Amazon comience a operar la semana que viene, todo y que la mierda de ley española no les deje dar un servicio óptimo. Casa del libro se merece un par de catástrofes (o tres). Lo digo de verdad. (Y quizá algún día os cuente por qué lo digo.)