Todo son críticas a Bunbury, uno de esos personajes a los que uno no para de encontrar aspectos con los que ensañarse, hasta que uno desempolva El espíritu del vino (pasa cada tanto) y siente una suerte de vergüenza torera que le obliga a dejar las críticas de lado, un rato al menos.