Buen punto de Iván Fanego en su blog:

hemos pasado de un Google muy amigo de las tecnologías más abiertas a uno que se lanza a entornos cada vez más cerrados con gran alegría

Exacto. Del Google que abordaba mercados abriéndolos, porque abriendo el acceso rompía el grip del contrario (recuerden lo que significó la irrupción de GMail, por ejemplo), al Google que pretende forzar su propio grip sobre los otros. La cosa es que para jugar a este juego ya teníamos a Microsoft. Y ya tenemos a Facebook.

¿Recuerdan cuando nos reíamos sobre Android diciendo aquello de Don’t be open? Puaj, será verdad que somos así de naïve y en realidad todo tiene dueño.