Cáncer y teléfonos móviles

¡Otra vez xkcd!