¿El mejor momento de True Blood?

Seguramente, sí.