Este blog solía llamarse Tumbos, aunque ya desde su misma presentación en sociedad se le llamara Ad Astra Errans, algo así como errante hacia las estrellas o, siendo más mundanos, dando tumbos.

La cosa es que me gustaba más el subtítulo que el nombre. Ad Astra es el nombre que dí también a mi Flog hace unos meses, en su corta vida. Ahora ha venido (quizá) para quedarse. Y, bajo el brazo, un cambio de URL y un rediseño que recuerda el sencillo esquema html + css que en su día usé en el flog homónimo.