Decían los latinos que a veces se llegaba a las estrellas por el camino más duro o, en sus palabras, ad astra per aspera. Nosotros, sin embargo, llegaremos dando tumbos. Y quizá no con palabras, sino con nuestra mente.