Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

El CEO feo al que no le gustaba el SEO retoma la tradición de la colección de libros de autoayuda 2.0 y actúa como complemento a los siempre reseñables libros de liderazgo.

Sin embargo, da un paso más allá de lo que dieron los anteriores títulos de la colección al adentrarse en la realidad ficcionada para niños. El protagonista es en realidad una protagonista, la tortuga Huga que comía lechuga, y en esta ocasión está al frente de una piscifactoría, lo cual le enfrentará a nuevos retos para conseguir un final feliz en un mundo en el que la rentabilidad del proyecto y la lucha por la supervivencia de la especie obligan a nuestra protagonista a un sinfín de peripecias.

Y bueno, el libro aún no está escrito, pero lo escribo on-demand, y si todo va bien habrá una reseña muy positiva en Babelia. Tiempo al tiempo.

Leemos en Telegraph (via Pere)

From next year olive oil “presented at a restaurant table” must be in pre-packaged, factory bottles with a tamper-proof dispensing nozzle and labelling in line with EU industrial standards.

The use of classic, refillable glass jugs or glazed terracotta dipping bowls and the choice of a restaurateur to buy olive oil from a small artisan producer or family business will be outlawed.

En la que el lobby de grandes productores aplasta a los pequeños productores. Pasó con los lacteos y con los licores que se hacían en casa (en esas regiones que tenían tradición de tal cosa)… y el aceite de oliva mueve muchos millones como para que nadie intentara distorsionar (más aún) el mercado a su favor.

Han rediseñado Google Plus y total, que voy a echar un minuto bicheando las novedades y ¿qué me encuentro? Me encuentro lo siguiente:

Nuevo Google+, los gatos e Internet

Eso que ven en el centro en tamaño supersize me es en realidad un Gif animado. De gatitos, sí. Y la llamita que ven en la esquina de esa publicación significa no sé si que está hot o que es contenido recomendado. Vamos, que yo sigo en G+ a 3 o 4 personas, pero que ninguna de ellas ha publicado realmente esa meme(z), sino que un algoritmo (el de G+) ha decidido que eso era relevante para mí.

Ah, el descubrimiento. El hype del momento.

Los mejores algoritmos de descubrimiento al servicio de los vídeos de gatitos. Esperen, que vomitaría arcoiris si no estuvieran las mejores mentes de mi generación empeñados en que la tontería del descubrimiento es la fucking bomb. Obv, para poder meter anuncios como el que no quiere la cosa.