Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda


[At the Drive-in – One Armed Scissor]

I write to remember termina esta canción justo después de contarnos que «i’m a million miles away, will you get this letter?». Hubo días en que pensé que me encontraba a dos océnaos de distancia, sin embargo no es cierto: se puede estar más lejos, tanto como a muchos millones de kilómetros, de personas que, aparentemente, están a apenas unos minutos del rinconcito del planeta desde el que escribo estas líneas. Quizá por eso se pierden los códigos que hilan la comunicación y la hacen descifrable. Quizá por esa indescifrabilidad tampoco da la menor pena que no haya nada de qué hablar ante las divergencias que vienen.

En el sector farmaceútico, como en todos los demás, primero se aprende a copiar y luego viene la innovación propia:

Indian pharmaceutical companies have gained an unflattering reputation of being generic drug makers with little to show in the way of new product development and innovation. But a few companies in the sector are beginning to break the mould.

Sanofi es una de las 5 grandes farmaceúticas del mundo y tendrá derechos exclusivos para comercializar el nuevo fármaco contra la enfermedad de Crohn en Norte América, Europa, Japón, Argentina, Chile y Uruguay, así como derechos compartidos en Rusia, Brasil, Australia y Nueva Zelanda. Glenmark se queda el resto del mercado, además de ingresar uno 100 millones de dólares como parte del acuerdo y varios cientos más estimados en royalties.

¿Quién dijo que la competencia de los laboratorios de genéricos no aporta valor? De hecho, aportaría mucho más si las patentes biomédicas se limitaran en duración y privilegios exclusivos otorgados al dueño.

Prevención de enfermedades y costes médicos en Modeled Behavior:

the prevention people tried to make the case that taking action to detect and treat disease early would bring down costs. I, among others, argued this was nonsense. The real way to bring down health costs is to eschew prevention and let disease progress to the point where death comes quickly and without warning.

The earlier you catch a disease the more likely you are to spend a bunch of money treating it.

¿Vale? Se salvan vidas, es un argumento. Pero entonces la justificación es ésa, no me digan que prevenir sale más barato.

El último discurso ecocatastrofista rumorea que en el 2050 sólo podremos comer cucarachas:

Los futurólogos poblacionales, plantean que en 4 décadas más, en el mundo seremos alrededor de 9 mil millones de habitantes y las aves de corral, cerdos, vacas, caballos, burros, así como muchas de las especies marinas que consumimos en la búsqueda de proteínas, serán solo piezas de exclusivos catálogos. Circunstancia esta que nos obligara a replantear drásticamente nuestros hábitos alimenticios.

El fin de las aves de corral y la caída en el olvido de su insípida carne casi nos haría un favor a todos, pero lo de las vacas representaría una pérdida enorme y el hecho de que sea esa abundante marea de diminutas réplicas de Gregor Samsa (aunque altas de moral) quienes se proyecten como sustitutas proteicas perfila un horizonte verdaderamente inquietante.

180: Alan García: muerte de Bin Laden, milagro de Juan Pablo II

El presidente peruano Alan García dijo este lunes que el primer milagro de Juan Pablo II, beatificado el domingo en Roma, ha sido “llevarse del mundo a la encarnación del mal”, Osama bin Laden, líder de Al Qaida.

Imagino que la noticia completa es que el milagro fue obrado por Wojtila a petición de Cristina con K, que se lo pidió con dignidad desde la abadía de Westminster. Vamos, por condensar en un único chiste la actualidad estupefaciente de la semana.

Dicho esto, me parece una obscenidad la alegría desbordante, las bocas tan abiertas, los brazos tan elevados, los puños tan cerrados, que por la muerte de Bin Laden hemos podido ver en los periódicos de hoy. Es obsceno celebrar así la muerte de nadie, siquiera la de un personaje como éste. Se celebra a los supervivientes, se celebra el regreso de la gente querida. Lo demás es barbarie.