Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Gonzalo Martín sale del armario (era el título original de este post) o, más apropiadamente, saca del armario sus Pulsiones, que algunos ya habíamos detectado. Lo hace diciendo que necesitaba un estilo más “tumblr”. Ooops, éste Ad Astra Errans también va de ir dando tumbos… y aunque di menos explicaciones, no me parecen tan distintos los motivos: hay muchas cosas que con un pequeño apunte se saldan, e intentar meterlas en un post más largo, tan sólo rodearlo de un blog abarrotado de largas reflexiones, constriñe en muchos casos al comentario breve.

A passport to be proud of | ComingAnarchy.com

because of the costs and hassle associated with getting a new visa in the new passport, the common practice is to staple the old passport to the new one.

Bromeamos a menudo con el hecho de que, cuan desdichado agente secreto, cogeríamos sin dudarlo todo pasaporte que tuviera nuestro nombre y foto, por estravagante que fuera el país que te lo otorga. En Coming Anarchy bromean con un pasaporte del que estar orgulloso y, si se toman los tres minutos que les lleva leer el post, tomarán conciencia de que lo importante no es quién firma y otorga el pasaporte (para que alguien que posee una mirada utilitarista de los pasaportes no cabe duda al respecto, por cierto), sino el mundo que su portador ha visto. Lo bonito, como casi siempre, está en los ojos del que mira y, en este caso, en los ojos del que vio todas esas ciudades, todos esos mundos, aunque en un universo claramente mejor no hubiera que tener sellos para haberlos visto.

Rally around neutrality with Public Knowledge « Blog / CASH Music

While regulation is never ideal, giving large corporate ISPs the right to create a tiered Internet in the US is a potentially fatal mistake that could severely harm sustainability for independent musicians and artists online. Imagine a world where users would be forced to pay extra for music or video not approved by their ISP. It’s already happening on mobile networks.

A pesar de mantener una limitada visión nacional sobre Internet (in the US), el proyecto de CASH Music me gusta desde que lo conocí, y lo que dicen en su blog es cierto: de la importancia de la neutralidad de la Red a la diferente situación del mundo móvil, pasando por lo más importante: jamás los artistas, los de verdad, han tenido a su favor una herramienta como Internet. En eso están igual que el resto del mundo, Internet es lo mejor que nos ha pasado. Pero ya saben: la cultura, que se muere.

Dice Jon Juaristi en ABC:

«Entre los siglos XV y XVII corría por España la especie de que los vascos descendían de judíos indultados por Tito tras la destrucción de Jerusalén, y de ahí su denominación general de biscaínos o biscaínes, “dos veces Caínes” o “doblemente Caínes”, porque mataron a Abel y a Cristo. Los infamados replicaban que su nombre original era biscanes, “doblemente canes”, por su proverbial fiereza. Sus detractores redargüían que tal etimología confirmaba lo ya dicho: “Doblemente perros, perros moros y perros judíos”, irritando hasta el extremo a los vascos, una de las comunidades más judeófobas de la Europa moderna».

Dos veces caín o, en su diculpa, dos veces canes. Interesante, así puestos, que los leones del escudo de Bilbao parecen lobos por su perfil y su color. Que digan lo que quieran, a mí me recuerdan al protagonista de cierto gonfalón.

El término judeófobo es intereante, por cierto, parece que desde que descubrieron que no podían acolchar el antisemitismo amparándose en los pañuelos paletinos, también pueblo semita, se requiere una mutación lingüística que haga posible el ataque.

El artículo, por lo demás, ignorando la boutade final (tan difícil de probar como de desmentir) no deja de ser interesante desde el punto de vista etimológico, más o menos inventado (de eso Juaristi sabe algo, aunque prefiera creer), del origen de los nombres de Vizcaya y Guipúzcoa.

Y si, por lo demás, la salvación de pppaña está en los sellos, malamente lo llevan los españoles: de forum filatélico al sobre verde, la cosa de los sellos no podría funcionar peor.

-Estoy muy arrependido.
-¿Estás arrepentido de lo que hiciste o arrepentido de que te hayan cogido?

Este diálogo, que leí una vez en un libro (o vi en una peli, que ya no lo recuerdo) me vino a la cabeza mientras leía la reflexión en Congestion de Personas en torno al Becario senior. De lo que leo ahí parece que la empresa responsable está arrepentida de que los cogieran, pero no de haber colgado esa oferta. Un motivo más para no mirarse en el espejo del trabajador asalariado