Criaturas alienadas por los tubos catódicos de sus televisores…

Un clásico de 1995.