Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Hemos actualizado el diseño del blog. En realidad es una evolución del que usábamos hasta ahora y conservamos la esencia de siempre, pero hemos reescrito casi todo y, creo, hemos ganado mucho en lo estético y en lo funcional (creo que la lectura es más sencilla ahora).

Si ven algo roto o fuera de lugar, avísenme. Si creen que hay algo que podemos mejorar o que les gustaba más antes, avísenme también :) Si les gusta más (o menos) que lo que había antes, también pueden avisarme. Como siempre, el tema es libre y se lo pueden descargar de aquí mismo.

Se abre la ronda de castigo (o peloteos, o silencio incómodo si nadie dice nada) en comentarios.

QuéDicertTío

Estas navidades no recibí ni un sms el día de nochevieja, no soy el único que lo ha notado. Recibí muchos mensajes en WhatsApp, incluso cadenas molestas de las que llevamos años huyendo en el e-mail (esas que prácticamente han desaparecido desde que la gente usa Facebook para hacer el chorras, ¡bien!).

Ante esto, una idea: las operadoras impusieron un estándard en el que todo era beneficio (el límite de caracteres es el que permitía cuadrar la conexión de los teléfonos con las antenas sin generar tráfico adicional, por eso fueron 160 caracteres) y que se cobraba a precio de oro. Evidentemente, son el amo del calabozo, pero me quedo con una idea que nos dará qué pensar tanto para lo bueno como para lo malo. Servicios tipo WhatsApp tienen

una velocidad de innovación que no van a tener los organismos de estandarización en telecomunicaciones en la vida

Por una parte eso significa innovación. Por otra, corralitos incompatibles y ausencia de estándares que ponen en beneficio el efecto red atándonos a redes y servicios centralizados y privativos.

He aquí un compromiso que hay que resolver: el anclaje de las operadoras incapaces de hacer algo novedoso (lo único que se les ocurre es ofrecerlo a bajo precio, no han ideado un sistema alternativo en 15 años), o el just works privativo que, además, sufren frecuentes vulnerabilidades.

No easy action.

Dice Sergi Blanco en Marble Station:

Después de desempaquetar el chromebook de Samsung y jugar un poco con ChromeOS, sabe a poco tener un portátil donde todo el sistema no es más que un navegador Chrome adaptado y se echa de menos un entorno completo como Ubuntu

El nuevo proyecto para móviles de Mozilla à la ChromeOS se llama Boot to Gecko (lo abrevian b2g, be cool, my friend), y me da en la nariz que también sabrá a poco, pese a que en el móvil se aceptan cosas que en el escritorio nos parecen marcianas.

El otro día cambiábamos el look del blog y aunque no llegué a prometerlo, tenía la firme intención de liberar el tema bajo GPL v3. En su día ya hice lo mismo con «Un cierto tono de marrón», un tema para Drupal.

Tema Ad Astra, captura de pantalla

El tema se llama Ad Astra y es exactamente (quitando la cintilla indiana, el sello devolucionista y alguna cosita similar) lo que estás viendo: un tema a una columna, muy ligero y con soporte para 3 regiones de widgets.

Y esto es todo. Si quieren más detalles, toda la información está en la página de descarga. Como de costumbre, todo tipo de feedback será bienvenido.