Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Animado ante la confirmada disponibilidad de Nexus 4 en Francia para las próximas semanas, se me ocurre revisar si por estas latitudes tendremos igual fortuna, ya que en su día lo dejé pasar, pero quizá me haga con uno si se presenta la posibilidad en términos similares a los que fueron.

Claro, uno va a Google a preguntar si desde Madrid se podrá comprar el Nexus 4 y el oráculo le responde:

Google Nexus 4, inocente inocente

Ojo al dato: el primer resultado, y es obviamente una inocentada del día 28 de diciembre… pero Google y Larry Page (el hombre cuyo apellido denomina al algoritmo más famoso de Internet) se permiten decir que Facebook lo hace mal en desarrollo de producto.

Ellos dormidos en los laureles, claro: si hubiera página de la Wikipedia sobre esto, habría salido primero (aunque no fuera en absoluto relevante, ¡qué más da!). Lo único que puedo decir es que me alegro de no haber pulsado eso de «voy a tener suerte», porque menuda suerte.

Wired, 17 de agosto de 2010: The web is dead.

Versvs, una semana después:

En 2008, Wired decía que Twitter, Facebook y Flickr (jur, jur) hacían que los blogs parecieran taaan 2004. En 2010, las agencias de publicidad británicas promocionan su gran apuesta televisiva de la temporada al margen de estos servicios y Watson tiene blog.

Pero, ¿para qué deternernos en 2008 si podemos ir mucho más atrás? En 1997, Wired anunciaba la inminente muerte de la web a manos del Push. Acertaron, evidentemente

Abril de 2012, LinkedIn presenta una flamante aplicación para iPad. Wow, exclaman los que revisan estas cosas (no tengo ipad pa probar).

you’ll be shocked at how slick, pared-down, and beautifully designed it is.

Mayo de 2012, se conoce el dato: el 95% del código de la aplicación de LinkedIn para iPad es HTML5.

El código nativo mata a la web, Wired tenía razón.

O quizá no. Más bien el coste de la fragmentación es tan grande que hasta los gigantes que cotizan en bolsa buscan minimizarlo.

Y yo necesito un calendario en el que anotar para el futuro revisitar afirmaciones de este tipo, los chorreos son divertidos.

QuéDicertTío

Estas navidades no recibí ni un sms el día de nochevieja, no soy el único que lo ha notado. Recibí muchos mensajes en WhatsApp, incluso cadenas molestas de las que llevamos años huyendo en el e-mail (esas que prácticamente han desaparecido desde que la gente usa Facebook para hacer el chorras, ¡bien!).

Ante esto, una idea: las operadoras impusieron un estándard en el que todo era beneficio (el límite de caracteres es el que permitía cuadrar la conexión de los teléfonos con las antenas sin generar tráfico adicional, por eso fueron 160 caracteres) y que se cobraba a precio de oro. Evidentemente, son el amo del calabozo, pero me quedo con una idea que nos dará qué pensar tanto para lo bueno como para lo malo. Servicios tipo WhatsApp tienen

una velocidad de innovación que no van a tener los organismos de estandarización en telecomunicaciones en la vida

Por una parte eso significa innovación. Por otra, corralitos incompatibles y ausencia de estándares que ponen en beneficio el efecto red atándonos a redes y servicios centralizados y privativos.

He aquí un compromiso que hay que resolver: el anclaje de las operadoras incapaces de hacer algo novedoso (lo único que se les ocurre es ofrecerlo a bajo precio, no han ideado un sistema alternativo en 15 años), o el just works privativo que, además, sufren frecuentes vulnerabilidades.

No easy action.

La Blackberry, el canal de comunicación de los disturbios en Reino Unido – CincoDías.com

No han sido Facebook, Twitter ni otras redes sociales. Los alborotadores británicos han difundido el mensaje de la revuelta social a través del chat de Blackberry

Sorpresa, sorpresa. Como ya sabemos aunque algunos prefieran no enterarse, el poder es el hardware, cuando toca actuar lo que se lleva son los móviles. ¿Alguien esperaba otra cosa?