Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Poynter (gracias, Ícaro):

The Washington Post’s Social Reader, whose monthly active users fell to 9.2 million from 17.4 million in the past 30 days.

Similar apps from The Wall Street Journal, The Guardian, Mashable and MSNBC.com also lost users. And all of these appear to have suffered an unusual shock on or around April 10. (All except Social Reader and the Guardian app are seeing a rebound in May.)

Ese día se anunció que Facebook compraba Instagram. ¿Seguirá Guardian pensando que mola depender enteramente de Facebook? ¿Están locos como una cabra o están sencillamente locos?

La ignorancia imprescindible

La captura de pantalla de arriba corresponde a los primeros párrafos de una inefable pieza en El economista escrita por Quique Azcona, a la que llego gracias a Fernando Tricas.

Ni la captura ni la pieza original venían glosadas de fábrica. Y aquí viene mi reflexión: entre tanto lamento de periodista que se empeña en decir lo imprescindible que es el periodismo de calidad, y lo necesaria que es la edición de un profesional (porque cualquiera no sabe expresarse, ni escribir, ni tiene criterio, etc.), lo que encontramos en la prensa de calidad, ésa que debe salvarnos a todos del desahucio intelectual al que nos empujan, sin redención posible, los blogs, es lo que ven arriba: preposiciones mal usadas, errores gramaticales importantes y un desdén absoluto tanto por la marca de apertura de interrogación como por las tildes asociadas a estas interrogaciones.

Dejo de lado otras consideraciones y posibles buenas ideas, como no usar indicativo tras un comienzo condicional («pasaría/muestra»), sino un mucho más suave pretérito subjuntivo («pasaría/mostrase»). Eso es irrelevante, lo grave es que la prensa pofesional intente obtener por la vía legal (y todo llegará) un éxito y un estatus que por sus méritos no merece.

Más que nunca, Miedos de comunicación. No saben ni escribir, joder.

180: Alan García: muerte de Bin Laden, milagro de Juan Pablo II

El presidente peruano Alan García dijo este lunes que el primer milagro de Juan Pablo II, beatificado el domingo en Roma, ha sido “llevarse del mundo a la encarnación del mal”, Osama bin Laden, líder de Al Qaida.

Imagino que la noticia completa es que el milagro fue obrado por Wojtila a petición de Cristina con K, que se lo pidió con dignidad desde la abadía de Westminster. Vamos, por condensar en un único chiste la actualidad estupefaciente de la semana.

Dicho esto, me parece una obscenidad la alegría desbordante, las bocas tan abiertas, los brazos tan elevados, los puños tan cerrados, que por la muerte de Bin Laden hemos podido ver en los periódicos de hoy. Es obsceno celebrar así la muerte de nadie, siquiera la de un personaje como éste. Se celebra a los supervivientes, se celebra el regreso de la gente querida. Lo demás es barbarie.