Ad Astra Errans

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Hace 5 días en The Verge insinuaban que Yahoo! compra startups porque no tiene otra forma de acceder a talento. Hoy, Bernardo Hernández, que fuera ex-jefe global de producto de Google, anuncia que se incorpora a Yahoo! al frente de Flickr. Ooops. Pero es como todo: el que no escribe titulares rimbombantes ni vendía ayer el periódico, ni genera hoy páginas vistas. Porca miseria.

Hace unas semanas, aprovechando la reprogramación del tema de este blog usando HTML5 tuve la buena idea de incluir un par de mejoras (ambas relacionadas con comentarios) que llevaba mucho tiempo postergando. Una fue arreglar el crecimiento dinámico de la caja de texto para comentarios; da un sentido estético y es funcionalmente interesante (nos permite releer el mismo al completo sin problemas antes de enviarlo, una suerte de vista previa). La otra fue añadir una sugerencia para comentarios largos.

Recomendación comentarios largos

La idea es que un comentario largo, demasiado largo, contiene por necesidad varias ideas. Generalmente, si tratamos varias ideas es mucho mejor escribir un post en el blog propio y enlazar ese post en el que queríamos comentar. No sólo por esta netiqueta blogger básica que dicta no escribir un comentario mucho más largo que el post original, sino porque si merece una reflexión larga, es mucho más sano alzar el debate, distribuirlo entre blogs.

Por criterio arbitrario (pudo ser cualquier otra longitud), ahora cuando estamos escribiendo un comentario en este blog y sobrepasamos la longitud de 1.000 caracteres aparece automáticamente una cajita discreta que nos recomienda publicar en nuestro blog dejando un enlace a la entrada en cuestión (lo cual a su vez dejará un pingback para trazar la conversación completa, incluyendo tu post en tu blog).

Sí, sé que todo esto suena muy básico. Pero es que hay un conocimiento del medio y de los blogs que muchas personas desconocen, y no está de más repetirlo.

Y sí, sé que en estos tiempos de retuits en que incluso quienes tienen muchos lectores lamentan que en sus blogs no hay comentaristas mientras intentan recuperar el tiempo perdido, recomendar a un comentarista capaz de dejar algo más que un «me gusta tu post» que abandone su comentario y lo publique como un post en su propio blog parece un suicidio, pero no lo es. Es, de hecho, lo que nos permitirá tener una blogosfera que sea de verdad rica, diversa y viva, capaz de articular debates y conversaciones no monotemáticas.

Por supuesto, nada es obligatorio y pueden escribir un comentario de la longitud que deseen: si les aparece esta recomendación pero deciden seguir adelante, su comentario será procesado normalmente (publicado, moderado como cualquier otro) y si tengo algo que aportar, le seguirá mi respuesta. Las recomendaciones como ésta son sólo eso, recomendaciones, pero creo que es harto interesante promover activamente la blogosfera. Y recordar a nuestros lectores que ellos también tienen un blog (la mayoría, de hecho, lo tiene, si bien muchas veces algo abandonado) es, en tiempos de recentralización descafeinante y spammeadora, (casi) revolucionario.

Periodistas que tuvieron blogs y los mantienen, donde supuestamente hablan sobre blogs pero donde realmente hablan de twitter ocho de cada diez veces que postean. Y sin cobrar de twitter, hasta seguidores tan criticados como los de Apple son más comedidos. No borraba ese feed por el recuerdo del feed que fue, pero aquel ya no volverá. «Suscripción cancelada». Un feed que no actualiza no molesta, uno que mete ruido ha de ser eliminado inmediatamente.

What if es la última maravilla parida en ese rincón fantástico de la web que es Xkcd. Un post a la semana donde Randall responde a alguna de las curiosas preguntas que recibe razonando científicamente la respuesta y con su estilo inconfundible. Si te gustan sus tiras, si te gusta su blog, What if es una fuente garantizada.

Esta semana, ¿Y si Yoda empleara su fuerza para producir energía eléctrica? (Yoda, pobre, es continua fuente de chistes.)

En mi experiencia en el último mes, 4 de cada 5 veces que quiero dejar un comentario en un blog de WordPress.com lo dejo sin escribir por no iniciar sesión. Sé que su sistema reconocerá mi e-mail y me pedirá que me loguee, y me da pereza tener que iniciar sesión. (Y no, no voy a iniciar sesión sólo para eso.)

Hoy me ha pasado ya dos veces, uno en el blog de May y otro ahora mismo en el blog de Pseudópodo. Una pena, pero son las consecuencias de que Automattic también tenga tics de empresa «grande».

¿Cómo jode Automattic a sus usuarios? Reduciendo su capacidad para generar conversación en torno a sus blogs.

Me encanta Xkcd, eso es todo menos un secreto. La última frikada es divertida, la extrapolación del uso de «blog» y «tumblr». Más allá de que Tumblr diga ser lo que quizá no sea (interesante post-conversación en lo de Bianka), lo que me llama la atención es otra cosa.

No creo que el ascenso de Tumblr sea algo nuevo. Este blog comenzó llamándose tumbos por un motivo bastante evidente, mi abandonado tumblr cumplirá 3 años en breve.

«Todavía no puedo creer que consiguiéramos que hablaran de la blogosfera». Los cogimos desprevenidos, a aquellos que poseen la mente preclara y disfrutan las tribunas de opinión. Y en nuestra ingenuidad creímos que habíamos llegado a Ítaca. Pero el agua con su calma impasible es más temible que el fuego impetuoso. Y las lágrimas se disuelven en la lluvia.